#ClauOpina | Deportes y falta de respeto

Hola hola. Seguramente echéis de menos esta sección porque hace tiempo que no subo nada de opinión y puede que sea porque los exámene...



Hola hola.
Seguramente echéis de menos esta sección porque hace tiempo que no subo nada de opinión y puede que sea porque los exámenes no me dejan pensar en otra cosa, y si bien hoy no iba a subir entrada porque no tengo tiempo, y porque me duele muchísimo la cabeza, probablemente de dormir mal, tenía que contaros algo que me ha pasado hace poco, y es que por si no lo sabíais o no me habéis leído en twitter, este sábado me enfadé mucho en un partido de baloncesto al que fui. 



Os voy a poner en situación, un partido de baloncesto a nivel regional, es decir, era el primer partido dentro de la liga de Asturias para optar al puesto de campeones de la comunidad, pero no es nada serio porque es una categoría bastante inferior, es decir, las jugadoras tenían unos 11-12 años como mucho, así que realmente entre ellas tampoco había mucha tensión, a esas edades no suele haber mucho espíritu competitivo o rivalidad, la mayoría es culpa de las gradas que influyen en los jugadores  de manera exagerada, y esto es principalmente lo que pasó este día, y si eso fuese todo no pasaría nada, porque habría quedado en un partido de esos emocionantes en los que la grada parece que se va a quedar afónica de tanto gritar y la tensión se puede cortar con cuchillo.

El problema comenzó cuando en la misma grada cuadró que nos sentamos padres, familiares, y gente de ambos equipos, y claro, todos sabemos como acaba esto, unos animan a unos, otros a otro, se crea más tensión y parece que en la grada se van a matar,  pero creo que esta vez fue diferente, por una curiosa situación que se dio y que creo que se debe evitar; yo siempre he sido jugadora, y he visto siempre la situación desde el campo, y he de decir que sí, todos nos empapamos de como se siente el partido en las gradas, y a veces hay un odio horrible hacia el otro equipo, se salta en seguida gritando falta aunque no lo sea etc, seguramente entendéis a lo que me refiero, pero para algo existe el darse luego la mano, porque todo queda atrás en el partido, y lo único que ha pasado se llama competitividad, pero creo que todo cambia cuando se empieza a faltar al respeto, y con esto me refiero al señor de los pantalones rosas que se sentaba detrás de mí, que de verdad, la madurez se la dejó en casa ese día, porque no creo que sea normal insultar a niñas que están jugando, niñas de 11-12 años, que en el campo seguramente estuviese su hija, o su prima, o alguien de su familia, y dudo que le gustase oír la clase de comentarios que ha hecho de las jugadoras de mi equipo.
Y es que puedes estar que echas humo, pero hay un límite, que todos hemos gritado, nos hemos levantado en las gradas, y hemos pedido que sacasen a alguien del campo por algo que estaba haciendo, y es cierto que en partidos de fútbol profesionales sí que se insulta muchísimo en las gradas, pero sinceramente, si estas en unas gradas pequeñas, de pueblo, viendo un partido de niñas pequeñas que juegan porque les gusta, que no ganan nada con ello, y que se están divirtiendo, los enfados...sobran.

Y eso es básicamente lo que venía a decir hoy, que hay que disfrutar de los partidos, sean del deporte que sean, que soy la primera que se deja la garganta en las gradas, pero sin faltar, porque quien juega no tiene culpa de nada, y más si son niñas,o niños, son pequeños, están haciendo algo que les guste, y que el partido esté más o menos igualado...no es excusa para que familiares, o amigos tengamos que soportar insultos por parte de otra gente en las gradas, y si yo a mis diecisiete años me sé controlar, y sé encontrar el límite entre la emoción y el respeto, creo que señores como el que yo tenía al lado el otro día también deberían.

You Might Also Like

8 comentarios

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo, ¡me ha encantado tu opinión!

    ResponderEliminar
  2. Pues no sé qué venir a comentar aquí si todo lo has dicho tú. Respeto falta mucho; pero luego los señores como esos son los primeros que lo piden.

    Besos y más entradas como estás, sí, sí.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, la madurez de estos señores está en el ojete (con perdón) y se la sacan cuando les conviene. Nos leemos :D

    ResponderEliminar
  4. Hola^^
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, el respeto debe de estar ante todo que al fin y al cabo las niñas están jugando, como bien dices tu, porque les gusta y disfrutan de ello, pero no se juegan la vida ni nada y la gente debería tomarse las cosas con más calma y tranquilidad y dejar los insultos en casita.
    un besote!

    ResponderEliminar
  5. Hola ^^
    Completamente de acuerdo contigo, son peores los padres y familiares que los niños cuando tenía que ser al revés. Cuando son pequeños deben disfrutar del deporte y de estar con los amigos, para competiciones encarnizadas ya tendrán todo el tiempo del mundo más adelante. Yo en los partidos de mi prima, que juega a baloncesto, no he llegado a ver esa actitud todavía, pero sí se de casos por amigas que van a ver partidos de familiares y tienen que soportar esas tontenrías, que al fin y al cabo a quienes más pueden afectar es a los niños.
    ¡Un abrazo! =)
    (Por cierto, nosotras también somos asturianas, presta leer a gente del mismo lugar)

    ResponderEliminar
  6. ¡Que razón tienes! A la gente se le va de las manos, se lo toman como algo personal y es sólo un juego, algo con lo que deberíamos pasarlo bien y no sufrir o discutir. Debería unir a personas por una misma afición, no separarlas pero bueno...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    La verdad es que yo no soy muy aficionada al deporte, nunca he ido a ver un partido de nada. Pero si que esas situaciones chocan, no solo en el caso de partidos, sino en la vida en general. Es bastante molesto que la gente haga esas cosas que luego le bajan el autoestima a los niños y los deja inseguros de si mismos.
    Me gusta esta sección.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo. En diciembre estuve en la competición mundial de patinaje y esa rivalidad no existía. Nos alegrábamos todos por todos y animábamos al resto de participantes. Es una de las razones por las que adoro ese deporte. Porque la gente va a disfrutar y a compartir algo que gusta con los demás. "Odio" los deportes que se olvidan de la deportividad. Y como dices, muchísimo menos cuando los jugadores son niños que ni pinchan ni cortan y no entienden por qué sus padres se convierten en unos energúmenos. Luego nos quejamos de que si los niños insultan o pegan en el colegio o tienen un comportamiento inadecuado... Bueno, podría dejarte aquí una crítica enorme pero mejor no jaja. Pero estos temas me crispan mucho.
    Los niños tienen que hacer deporte porque lo necesitan, tienen que divertirse porque lo necesitan y tienen que aprender que no siempre se gana, pero que formando parte de un equipo y jugar a algo que les gusta ya están ganando. Lo que no necesitan es la presión de sus padres que parece que tienen que jugar como la élite. Me callo ya porque me enciendo jaja
    Pero vamos, que cuando los adultos se comportan así me da muchísima vergüenza. ¡Un besazooo!

    ResponderEliminar

Adelante deja tu comentario, tu opinión siempre es bien recibida. Prometo contestar a todos.

Flickr Images